Sobre podología

¿Es importante el calzado para la salud de nuestros pies?

Importante no, es fundamental. Debemos tener en cuenta que la principal función del calzado es proteger a nuestros pies del suelo, por tanto, debe ser cómodo y adecuado.

Todos los pies son diferentes, por lo que tenemos que encontrar el calzado que mejor se adapte a las características de nuestro pie. Desgraciadamente en la actualidad se eligen los zapatos por estética y eso muchas veces es incompatible por la salud. El calzado debe ser amplio en la puntera y no oprimir los dedos y no crear callos, durezas y a la larga producir deformidades en los dedos (como dedos en garra, juanetes).

Es aconsejable que el tacón no sea excesivamente alto ni fino para no sobrecargar la parte delantera de la planta del pie, y por último, el calzado debe estar fabricado con materiales naturales, como el cuero, para evitar problemas de exceso de sudoración y mal olor.

¿A partir de qué edad se aconseja visitar al podólogo?

Aunque las personas mayores son las que tienen un especial cuidado con los pies, se aconseja acudir a consulta desde edades tempranas ya que en los niños aparecen también muchos problemas que pasan desapercibidos y que deben tratarse lo antes posible para evitar complicaciones en la edad adulta.

Fascitis Plantar

Sin importar si usted es un corredor regular, o alguien que solo da vueltas a su jardín, los problemas del pie pueden causarle dolor fácilmente. La mayoría del dolor asociado con el talón puede ser relacionado a un trastorno: Fascitis plantar.

"Hay un ligamento llamado fascia plantar, el cual se une al hueso del talón y luego se extiende a través del arco hasta los dedos, su función es soportar el arco en una posición arqueada. Si usted dobla su pie hacia atrás puede sentir una banda estrecha en su arco. Esa es la fascia plantar."

Las fuerzas que actúan en el pie mientras camina o corre provocan que el arco sea aplastado. Al mismo tiempo, la fascia plantar trata de evitar que esto suceda. Estas fuerzas opuestas ejercen demasiada tensión sobre el tejido. Cuando suficiente estrés continuo excede la habilidad del cuerpo para curarse por sí mismo, el tejido debajo del talón se daña y causa dolor.

Síntomas

Los síntomas de la fascitis plantar incluyen dolor severo, especialmente al iniciar el movimiento. La mayoría de las personas dicen que duele desde "el momento en que su talón toca el suelo." Algunos incluso sienten dolor y rigidez cuando empiezan a caminar después de haber estado sentados por un tiempo. La fascitis plantar es a menudo observada en personas mayores de 40 años o en personas con sobrepeso. También hay un incremento en la incidencia durante la primavera y el verano debido a que la gente reanuda actividades que involucran caminar o correr. Entre los corredores y otros atletas, los zapatos que no soportan adecuadamente al pie, normalmente provocan fascitis plantar. Sin embargo, la mala elección de calzado puede causar dolor del talón en personas que caminan para ejercitarse o quienes permanecen mucho tiempo de pie en su trabajo. Debe ser estresante que solo el precio no sea un indicador de calidad en los zapatos."

Tres cosas que las personas deberían buscar en un zapato (ya sea para correr o para caminar):

Sostenga la parte trasera del zapato, donde se sitúa su talón y trate de apretar ambos lados juntos. Si esa parte es lo suficientemente firme, no será capaz de colapsarse.

Tome la punta del zapato y dóblela hacia el talón. El zapato debería doblarse del frente, no del centro. Si se dobla del centro, el zapato es demasiado flexible y no proporcionará suficiente soporte.

Ponga una mano sobre el talón y la otra en la punta del pie. Gire el zapato como si tratara de exprimir una toalla. Cuanto menos pueda girarlo, mejor será el soporte para su pie.

Si se requiere de zapatos adecuados para evitar el dolor del talón, es lógico pensar que la falta de zapatos podría contribuir al brote de fascitis plantar. Andar descalzo, aunque sólo sea en la casa, puede causar o prolongar el dolor del talón. Lo mismo aplica para las zapatillas y sandalias debido a que tienen muy poca protección o soporte.

Otra buena medida preventiva es hacer ejercicios de estiramiento dos o tres veces al día. Ponga un pie detrás de usted y deslícelo hacía adelante manteniendo su rodilla firme. Mantenga esa posición durante 15 a 20 segundos y luego cambie. Repita esto para cada pierna por lo menos tres veces por sesión.

Papiloma o verruga plantar

Los papilomas son formaciones verrugosas, sin apenas relieve sobre la piel normal, provocadas por un virus. Pueden aparecer en cualquier lugar del pie, aunque se localizan fundamentalmente en las zonas de máxima presión.

Se presentan de forma aislada o múltiple, y se caracterizan por un dolor intenso a la presión o a la palpación, en especial al levantarse tras un período de reposo.

Existe una susceptibilidad individual que hace que algunas personas lo sufran con un carácter recidivante y resistente a todo tratamiento, al menos durante una temporada más o menos larga.

El paciente refiere sensación de tener algo clavado en el pie, produciendo dolor punzante.

  • Las verrugas tienen un crecimiento rápido, pudiendo llegar a duplicar su tamaño en un mes.
  • Tienen una superficie rugosa y redondeada.
  • Pueden tener color gris claro, amarillo o pardo.
  • Suele afectar más frecuentemente a personas jóvenes.
  • Suelen ser más dolorosas al pellizco que a la presión.

No hay un método por excelencia ni tampoco un tratamiento instantaneo de curar papilomas. Tratamientos:

Físicos:

  • Por frío (hidrógeno líquido, nitrógeno líquido,)
  • Por calor (ultrasonidos, electrocoagulación,)

Químicos:

  • Ácido nítrico
  • Ácido salicílico
  • Ácido monocloracético

Quirúrgicos:

No suele estar indicado en papilomas plantares, porque la cicatriz que se produce puede resultar dolorosa.

Lo más importante es la prevención. Para ello se aconseja:

•  Si hay una persona en casa que padece un papiloma, evitar el contacto con sus objetos de higiene, limpiar el baño con lejía después de su uso, utilizar una toalla para secarse el pie afectado y otra para el resto del cuerpo.

  • Utilizar calzado apropiado en piscinas y baños públicos.

Relación de la diabetes y la salud de los pies

Existen un gran número de enfermedades que pueden afectar a nuestros pies: enfermedades musculares, circulatorias, del sistema nervioso, etc. La que más destaca es la diabetes por el gran número de personas a los que afecta y por los problemas graves que puede ocasionar en el pie.

Los diabéticos deben tener especial atención a la salud de sus pies y hacerse revisiones periódicas visitando al podólogo, ya que cualquier problema que afecte a la piel del pie de un diabético (heridas, callos) si no es tratado adecuadamente, puede dar posteriores complicaciones como úlceras y en casos más graves, amputaciones.

Las alteraciones a nivel circulatorio, nervioso e inmunitario en la diabetes son frecuentes.

Una alteración a estos niveles puede ocasionar problemas en los pies, provocando disminución de la sensibilidad a la presión, traumatismos, lesiones, quemaduras e infecciones; que pueden pasar inadvertidas si nó se realiza un cuidado diario y visitas periódicas al podólogo.

Prevención:

Control de su glucemia y de su peso. En caso de obesidad hacerse revisar los pies por otra persona.

Cuidado de los pies diario. Lavar con agua tibia (comprobar la temperatura del agua antes de introducir los pies, ayudará aprevenir quemaduras) y jabón neutro. Secado minucioso. Aplicar vaselina o lanolina para evitar grietas.

Usar zapatos cómodos, y tras más de 5h con unos zapatos, cambiar por otros para aliviar los puntos de presión.

Prescindir de las chanclas y sandalias para evitar lesiones y traumatismos.

En la playa tener cuidado con la arena caliente que puede producir quemaduras.

Realizar ejercicio para mejorar la circulación, evitar permanecer muchas horas de pie quieto.

Evitar, si fuma, el tabaco o disminuir su consumo, ayudará a mejorar la circulación.

Revisiones con su podólogo.

¿Cuáles son los cuidados más importantes para mantener una buena salud en los pies?

Mantener los pies limpios y secos:

Lavar diariamente los pies usando un jabón suave y neutro.

El agua debe ser tibia. Comprobar la temperatura con la mano, ya que ésta es más sensible, antes de meter el pie.

El baño no debe superar los 10 minutos para evitar dañar la piel.

No usar nunca cepillos de cerdas fuertes, para evitar producir erosiones en la piel.

Secar meticulosamente con una toalla suave, en particular entre los dedos, sin frotar vigorosamente.

Usar cremas hidratantes adecuadas. Típicamente, cremas que contengan urea, lanolina o vaselina.

Para evitar Lesiones:

No manipularemos ni callos ni durezas.

No usaremos callicidas de ningún tipo.

Cortaremos las uñas de forma recta sin apurarlas, procurando limar los ángulos.

Mantendremos los pies a temperatura no excesiva en ningún sentido de acuerdo a la estación del año a la que estemos.

Usaremos calcetines de lana o algodón.

Evitaremos las humedades con calzados y calcetines adecuados.

En caso de frío nunca aplicaremos calor directo sobre nuestros pies ya que la falta de sensibilidad podría provocar quemaduras.

En la cama si se tiene frío usar protectores de pie.

Fijarse mucho en que el calzado sea adecuado. Es un punto muy importante.

Evitar las prendas muy apretadas.

También las excesivamente holgadas ya que pueden provocar rozaduras.

Cuando se estrene calzado se debe observar los primeros días si nos producen lesiones.



UÑA ENCARNADA:

Se produce cuando el borde de la uña se clava dentro de la piel del dedo.

Causa: Calzado inadecuado, uñas mal cortadas o con forma curvada.

Síntoma: Enrojecimiento, inflamación y dolor.

Tratamiento: Remojar el pie en agua caliente. Acudir a su podólogo para tratamiento.

Prevención: Utilizar calzado adecuado, que no oprima, cortar las uñas en línea recta y

no demasiado cortas.



JUANETES O HALLUX VALGUS

Es la desviación lateral del dedo gordo

Causa: calzado inadecuado, de punta estrecha. Genéticos

Síntoma: dolor y deformidad.

Tratamiento: El podólogo corregirá el hueso mediante dispositivos. Ejercicio. Cirugía.

Prevención: calzado adecuado de punta no estrecha y tacón de no más de 3cm de alto.

 


Quienes somos - Terapias - Actividades - Situación y horario - Precios - Consejos - Contacto

desarrollado por webdoce